Como bailar y no parecer un robot

    El baile del robot ¿Qué significa bailar bien? ¿Saber muchas vueltas o figuras de baile? Muchos piensan que el tener una “enciclopedia” de pasos y vueltas en cualquier baile ya se consideran unos expertos en la materia. No me malinterpreten, el saber un número indeterminado de figuras de baile es bueno para un bailador porque va a poder realizar una gran variedad en la pista de baile; siempre y cuando esté consciente de que esa variedad tiene que ir acompañada de ciertas destrezas, tales como: soltura, fluidez, estilo, confianza, sabor o como dicen en el barrio llevar la música por dentro o tener el “swing”.

    El problema esta cuando faltan esas destrezas y muchas veces no sabemos desarrollarlas. Por eso muchos estudiantes en mis clases se observan ellos mismos y no se sienten completos a la hora de bailar, ya que tienen la habilidad para bailar pero les falta algo, y ese algo se podría resumir en naturalidad, sentimiento, si eres de los que bailas tieso, trinco o bailas siempre como si siguieras un libreto o una coreografía te doy la bienvenida al mundo de los robots.

    Un robot que baila

    Recordemos que a los robots le programan unas instrucciones y las llevan a cabo sin protestar. El ser humano al sentir y padecer se puede sentir satisfecho o insatisfecho. En el baile pasa igual. Al ser humano le puedes enseñar la técnica pero no el sentimiento, y eso es lo que trato de explicar en mis clases.

    Como maestro enseño figuras de bailes, ¿Pero cómo enseño el que transmitan ese sentimiento en las figuras que aprenden? Seria fácil decir que me les meto por dentro y los llevo a ello, pero todos sabemos que es imposible. Entonces, ¿Qué hacemos?

    Si eres de los que te sientes un robot cuando bailas ten en cuenta lo siguiente:

    1- Comprensión – Es necesario que comprendas que nadie nace bailando y que vas a desarrollar tus habilidades poco a poco. Así que, paciencia.

    2- Uso mecánico – Como buen robot principiante siempre llegará el momento que bailes mecánicamente, simplemente acéptalo. Aquí es cuando piensas todo lo que haces, no estás disfrutando la música, simplemente estás pensando. No pretendas bailar con fluidez de la primera. Recuerda, Roma no se hizo en un día.

    3- Práctica y confianza – Según vayas practicando y practicando adquirirás confianza, la cual es vital para lo próximo que es la soltura.

    4- Soltura – De la práctica nace la confianza y de la confianza nace la soltura, necesaria para que llegues a bailar con naturalidad.

    5- Variedad – Saber variar a la hora de bailar es sumamente importante. A lo que me refiero es que hay algunas personas que bailan repitiendo las mismas vueltas como si siguieran una coreografía. Tienen que saber combinar las vueltas. Por ejemplo, si sabes la vueltas A, B y C no hagas la vuelta A y hagas un básico, no hagas la vuelta B y vuelvas al básico; sino combina la vuelta A, B y C en cualquier orden sin básico entre medio y al final haces paso básico. De esa forma no te veras como si bailaras siempre lo mismo.

    6- Uso natural – Este último es la meta y se logra cuando pasas por lo anterior mencionado. Uso natural significa el dejar de pensar en lo que estás haciendo y dejándote llevar por la música, el sentimiento y el sabor.

    7- Cero comparación – Último pero no menos importante. No te compares con los demás. Muchos tienden a compararse diciendo: “es que fulano o sutano se mueve mejor, mueve los hombros, tiene el swing y yo no”. Eso es un error. Cada persona es un mundo aparte y sus habilidades también. Y lo mas seguro tuvo que pasar por todos estos pasos para llegar a bailar de una manera fluida y con gracia.

    En otras palabras, a nadie se le puede enseñar a sentir, eso es algo individual, único de cada persona. Solo déjate llevar por la música, siéntela, vívela, gózala sin importar quien este mirando y siéntete orgulloso de lo que sabes pero no te conformes, sigue aprendiendo día a día.

    ¡Siempre baila como si nadie te estuviera viendo!

    Escrito por: Jesús R. Álvarez

    Jesús R. Álvarez lleva alrededor de 4 años escribiendo para el periódico El Nuevo Día y 21 años en el campo del baile, sobresaliendo como maestro, bailarín y coreógrafo. En los últimos años se ha dedicado a la enseñanza en el arte de bailar Salsa como en  otros bailes tropicales e internacionales, entiéndase: Tango, Chachachá, Hustle, Swing, entre otros. Actualmente tiene para la disposición de sus estudiantes 5 DVD’s para aprender a bailar Salsa y un CD Salsa conteo, además de un manual salsero con el mismo propósito didáctico. Pueden comunicarse con el autor a su correo electrónico: bailarte4@gmail.com

    Photo Credit: M Hildingh via Compfight cc

    Comentarios

    comentarios

    Ad